Blog Single

12 Dic

Las grasas “Buenas” y “Malas”

[fruitful_ibox_row]
[fruitful_ibox column=”ffs-three-one” icon = “”]

Nutrimentos

Un nutrimento o nutriente es un producto químico procedente del exterior de la célula y que esta necesita para realizar sus funciones vitales. Éstos son las proteínas, carbohidratos (azúcares) y los lípidos (grasas), vitaminas y minerales.

Riesgo cardiovascular

Son las acciones, conductas o padecimientos que pueden aumentar las probabilidades de eventos agudos como infarto al miocardio o infarto/hemorragia cerebral conocido como apoplejía. Algunos de estos factores de riesgo son obesidad, Diabetes mellitus, entre otros.

Hipertensión arterial sistémica

Padecimiento crónico-degenerativo de diferentes causas, caracterizada por elevación de tensión arterial y vinculada con obesidad, diabetes, alto consumo de sal en la dieta y otros.

image016

  • Atún
  • Aceite de oliva
  • Almendras
  • Nuez de castaña

Su consumo deberá ser regular dentro del Plan alimentario que consumimos diario. En la actualidad existen en el mercado algunos complementos alimentarios de DHA y “Omega 3” que es, en esencia, aceite de salmón purificado y que puede aportar hasta el 100% de las recomendaciones médicas.

Algunos autores recomiendan un consumo moderado de los pescados de agua dulce y fría como el salmón, por el riesgo a consumo de pescado contaminando con metales, pesticidas u otros y que se han encontrado hasta en las mejores regiones de Chile o Alaska.

Es por eso que un consumo de 100gr de salmón a la semana o, en su ausencia, tres cápsulas diarias de aceite de salmón (omega 3) es la recomendación diaria.

[/fruitful_ibox]
[fruitful_ibox column=”ffs-three-two” title=”” icon = “” last=”true”]

image005Todos hemos escuchado que hay diversos tipos de grasas, “buenas” o “malas”, y que estas provienen de diferentes fuentes de alimentos, pero poco nos detenemos a pensar: ¿cuál es el nombre de las grasas buenas o malas? ¿Por qué son buenas o malas? ¿Qué beneficios puedo tener?

Las grasas “malas” provienen de origen animal, su nombre son grasas saturadas e incluyen a algunas que por su desnaturalización, por ejemplo al cocinar los alimentos, son trasformadas de buenas a malas, es decir, pertenecían a las grasas insaturadas (o “buenas) pero que durante los procesos de cocción se transforman en grasas saturadas (o “malas”) y aquí incluimos a la margarina o los aceites de cocinar de soya, canola y otros.

image008

Evidencia, ensayos entre otros

Actualmente existe suficiente evidencia médica de varios estudios de seguimiento de pacientes monitorizados, durante y después del consumo de Omega-3 en la dieta mediterránea, la cual tiene alto consumo de aceite de oliva y pescado de agua dulce, además de otros pacientes valorados con el complemento de aceite de salmón después de haber sufrido infarto al miocardio. Las evidencias demostraron menor incidencia de un nuevo evento de tipo infarto en pacientes de este tipo. Otro estudio demostró, que los pacientes que tenían una arritmia cardíaca precursora de infartos, como la fibrilación auricular (que es un tipo de arritmia silente y hasta ”común” en los adultos en plenitud) tenían disminución de la duración de dicha arritmia, asociando un fármaco de prescripción médica. De modo que hay mejor trabajo del corazón, además de disminuir la probabilidad de infarto recurrente o nuevo. Todo esto avalado por la Sociedad Europea de Cardiología quienes mediante diversos estudios reconocieron que el consumo regular de Omega-3 se vinculaba con la benéfica e importante disminución del colesterol libre y lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL, conocido popularmente como “colesterol malo”).

image019

Pregunta a tu especialista en Nutrición y a tu Médico como puedes mejorar el consumo de estas buenas grasas.
[/fruitful_ibox]
[/fruitful_ibox_row]

Related Posts

Leave A Comment